EL MARINO QUE SINCERÓ SU SER HOMOSEXUAL

Hace unos días me tocó, junto a representantes de embajadas de la Unión Europea, acompañar al joven marino Mauricio Ruiz en su acto de sinceramiento público sobre su condición homosexual. Porque eso es la homosexualidad, una condición, no es una opción.   El reconocimiento fue simbólico por varios motivos.   Primero, fue valiente y sincero, liberador como ser humano. Ruiz asumió vitalmente que “no tiene sentido ser homosexual y vivir escondido; me gustaría asistir a la fiesta de mi repartición con mi pareja, como lo hace todo el mundo”. Con tal gesto se liberó de la enorme “mochila” existencial...

Leer más