consejo-asesor-transparencia

La Bancada Socialista se reunió este lunes por espacio de una hora con los integrantes del Consejo Asesor para la Transparencia que convocó la Presidenta Michelle Bachelet. En la oportunidad, los parlamentarios del PS entregaron su respaldo a la entidad que en 33 días más emitirá un informe a la mandataria y comprometieron la entrega de una propuesta.

A la cita realizada en el Salón O´Higgins del Palacio de la Moneda llegaron los diputados Marcelo Schilling, Manuel Monsalve, Osvaldo Andrade, Daniella Cicardini, Leonardo Soto, Daniel Melo, Juan Luis Castro.

Hemos venido para entregar nuestro total y absoluto respaldo al Consejo Asesor convocado por la Presidenta. Esperamos que de aquí surjan iniciativas duras que permitan separar de manera efectiva la relación entre el dinero y la política”, dijo el diputado Marcelo Schilling.

Los parlamentarios fueron recibidos por el Presidente del Consejo Asesor, Eduardo Engel y por los integrantes de esta instancia: el académico, Claudio Fuentes; Vittorio Corbo, Alvaro Castagnon, Juan José Murillo, Manuel Riesco y Marcela Ríos.

El diputado Schilling al igual que el resto de los diputados socialistas comprometieron el envío de una serie de propuestas que apuntan por un lado a establecer que las autoridades que rompan el principio de probidad sean sancionados con la  pérdida del cargo, y con modificaciones legales que aumenten las penas para las empresas que incurran en tráfico de influencia y cohecho  hacia el ámbito público.

“Nos hacemos cargo del momento delicado que atraviesa nuestra democracia con los casos Penta y SQM.  Queremos contribuir a que el Consejo Asesor entregue propuestas al país para la obtención de una institucionalidad más severa y rigurosa. Los ciudadanos quieren garantías de que la democracia se ejerza con probidad, con honestidad y con transparencia”, agregó Schilling.

Los cambios que se avecinan implican un “tremendo desafío para los partidos políticos”. Es posible avanzar a un sistema que limite de manera más efectiva los gastos de campaña, aumentar las exigencias para la entrega de declaraciones de interés y avanzar a un sistema que no permita que las inhabilidades parlamentarias sean voluntarias.