Valparaíso, 17 de Agosto de 2016

Deseo reiterar mis disculpas a toda la ciudadanía, y en especial a las personas ofendidas por mi exabrupto durante la última interpelación en la Cámara de Diputados. Asimismo, extiendo mis disculpas a la misma Cámara de Diputados.

Tal dicho fue una reacción emocional destemplada, desmedida y como tal, transitoria. De ninguna manera un sentimiento.

Mi sentimiento es de respeto y admiración por las personas con convicciones y comprometidas con sus gremios y sus causas. Las mujeres que estaban allí presentes sin duda lo eran y expresaron, a su manera, sus propias emociones de rechazo, cuando demandé la permanencia de la Ministra de Justicia.

Trabajaré en cambiar este comportamiento inconsciente y pasional que contribuye a generar hostilidad y perpetuar los climas de agresión, confusión y falta de armonía en la convivencia de nuestro país.

Deseo expresar mi admiración por quienes tienen la capacidad de controlar este tipo de reacciones emocionales y buscaré en ellos la inspiración para aplicarlo permanentemente en mi conducta.

Por último, agradezco a quienes han manifestado su comprensión ante mi error, con el cual, simplemente, debo cargar.

firmasch