fotocon

*   El parlamentario hizo una férrea defensa del proyecto del Gobierno, en un foro con los economistas Bernardo Fontaine y Manuel Agosin.

El diputado Socialista Marcelo Schilling, integrante de la Comisión de Hacienda de la Cámara, afirmó que “Si Chile quiere tener una sociedad sana, sin delincuencia, sin drogadicción, sin cárceles y sin los males sociales que se conocen en las sociedades desiguales, debemos aprobar la Reforma Laboral. El legislador hizo estas declaraciones en el marco de un foro organizado por la Fundación Duoc UC, en el que también participó el economista Bernardo Fontaine y Manuel Agosin, Decano de la Facultad de Economía y Negocios de la U. de Chile.

Mientras en sus respectivas exposiciones Fontaine y Agosin criticaron abiertamente la Reforma Laboral, Schilling, asumió una férrea defensa del proyecto del Ejecutivo. El legislador PS partió señalando que la Reforma Laboral se inscribe en el contexto de “lograr justicia, igualdad, equidad y el término de privilegios”. Junto con calificar esta como una “pequeña reforma”, negó tajantemente que vaya a provocar daño a la economía y la productividad del país.

Durante el debate, Fontaine preguntó a los panelistas si todavía se estaba a tiempo de hacer modificaciones a la Reforma Laboral, ante lo cual, el diputado Schilling replicó con otra interrogante. “Yo también le pregunto al señor Fontaine si estaría disponible para impulsar un cambio a la Reforma Tributaria, para que permita aumentar los impuestos y lograr un clima de mayor confianza en el país”. Cabe señalar que Fontaine tuvo una participación activa en el proyecto de Reforma Tributaria que finalmente se aprobó en el Senado.

Fue luego de una ola de cuestionamientos de parte de Agosin y Fontaine, que el diputado Schilling recalcó que “si Chile quiere tener una sociedad sana, sin delincuencia, sin drogadicción, sin cárceles y sin los males sociales que se conocen en las sociedades desiguales, se debe instalar una maquinita que se llama Reforma Laboral. Esta nueva reforma producirá justicia social todos los días, a través de la negociación colectiva entre el empleado y el empleador”.

Además, Schilling defendió el derecho a huelga de los trabajadores, destacando que es la única herramienta que tienen para equilibrar las fuerzas de su contraparte, el empleador. De paso, reivindicó los servicios mínimos, tema que incluye la Reforma Laboral para los casos de huelga en empresas estratégicas, además el diputado PS destacó que son los propios trabajadores, “marcados por la desconfianza”, los que han pedido ponerle término a la actual ley laboral.

En la ocasión, Fontaine afirmó que la Reforma Laboral pone en riesgo el factor de éxito del empresariado en el exterior. Frente a ello, Schilling expresó que “ha sido la bonificación que ha dado el movimiento de trabajadores al empresariado, lo que lo ha llevado a ser exitoso en el mundo” y cuestionó a Fointaine por afirmar que “ese factor de éxito se quiere anular con la Reforma Laboral”.

“Le pregunto al señor Fontaine si le parece justo mantener la sobre explotación de los trabajadores. ¿Acaso el empresariado no puede crear otras herramientas para abaratar los costos de producción?”, afirmó el diputado Schilling, agregando en términos irónicos que “si lo que buscan los empresarios es maximizar los beneficios para crecer, mejorar los empleos y las remuneraciones, yo le propongo que mejor volvamos a la esclavitud, donde el factor de producción es gratis”.