A propósito de las medidas  adoptadas por el Gobierno  y el veto a la ley que prohíbe el corte de servicios básicos en la pandemia, el diputado por el distrito 6 calificó el actuar del ejecutivo como incompresible .

A cuatro meses del arribo del coronavirus a Chile, ya se reportan más de 6700 muertes a raíz de la pandemia. Con una serie de desaciertos, como las cuarentenas dinámicas, la entrega de cajas de mercaderías sin un criterio unificado, y los inconvenientes que se han reportado para acceder al Ingreso Familiar de Emergencia, el Ejecutivo ha sido blanco de permanentes cuestionamientos no sólo de la oposición, también de su propio sector, llevando la crisis sanitaria a una creciente crisis política y social.

En este sentido, el diputado socialista Marcelo Schilling, planteó que esto tiene su origen en una cierta liviandad y soberbia con la que el gobierno tomó esta emergencia sanitaria.

“El gobierno no se lo tomó enserio. Al contrario, en vez de haber tomado medidas radicales, contundentes, actuar con eficacia para frenar la pandemia, optaron por tener una cuarentena por aquí y otra por allá, que la gente siguiera circulando normalmente y como resultado contagiando. Bueno, lo que era una crisis sanitaria, terminaron por convertirla en una crisis social, económica, emocional y ahora crisis política”, argumentó.

Para el legislador, la actitud que ha adoptado el mandatario, hace pensar que se está lejos de alcanzar un entendimiento entre el gobierno y el parlamento, que permita resolver oportunamente los problemas que afectan a las familias chilenas durante la pandemia.

Ejemplo de ello, es la decisión de enviar un veto a la ley que prohíbe la suspensión de servicios básicos por no pago mientras dure el Estado de Catástrofe y que permite el pago posterior, sin multas ni intereses.

Esta no era una condonación, era una postergación sin multa ni intereses, la gente iba a pagar igual sus cuentas en un plazo de hasta 12 meses, pero el gobierno de una manera inentendible y contra la opinión de sus propios partidarios que también ayudaron a que esta iniciativa prosperara, manda un veto oponiéndose. Van a crear otra dificultad, probablemente se le van a volver a revelar parlamentarios, que van insistir en rechazar el veto y mantener la idea original”

Finalmente, Schilling calificó como “mala suerte” el que esta pandemia llegara justo cuando Chile es gobernado por Piñera.

“Es algo incomprensible el actuar del gobierno, la mala suerte que tuvo Chile de que esta crisis lo encontrara con un gobierno de este tipo. Realmente es algo muy desafortunado. Espero que nunca más se vuelva a repetir en la historia”, sentenció.