El diputado socialista, por la Región de Valparaíso, Marcelo Schilling, dijo que “arreglar el hospital y sanear el agua, no son medidas que arreglen el problema de Quintero y Puchuncaví. Estamos hablando de gente que está siendo intoxicada por gases, metales pesados, por emanaciones tóxicas de las empresas. Es decir, vamos a lograr que nos reparen a los enfermos, pero no la causa de la enfermedad. Esas no son medidas, es un chiste”.

El parlamentario socialista, por el distrito 6, sostuvo que “apresurarse en echarle la culpa a Enap, me parece extraño. ¿Quieren privatizar Enap?. Porque resulta, que esta empresa pública, contesta que ninguno de los tóxicos detectados en el aire que habrían provocado las intoxicaciones, tienen que ver con sus instalaciones, con su manejo y materiales que los procesan”.

“Entonces de qué se trata todo esto? El gobierno debe contestar con sinceridad esto de que vamos a tener un plan de descontaminación, que por cierto, fue objetado por Contraloría, ya que tenía cierta insuficiencia, pero que van a aplicar de todos modos. ¡De qué se trata? si ya está objetado por la Contraloría¡ Tienen que hacer otro, pero de verdad”, puntualizó Schilling.

El legislador (PS) recalcó que “reparar el hospital, para mejorar a los enfermos que los intoxican las 19 empresas instaladas no es ninguna solución. Hay que meterse con las empresas, no con la reparación de los daños que provocan las empresas”.