trabajadores

* Por 67 votos a favor y 42 en contra y una abstención, la Cámara de Diputados aprobó este miércoles en primer trámite la Reforma Laboral. Esta iniciativa se suma a la reforma tributaria, educacional y al término del sistema electoral binominal.

El diputado Socialista Marcelo Schilling, miembro de la Comisión de Hacienda de la Cámara, dijo estar muy orgulloso por el respaldo decidido que la Bancada PS, a través de sus 17 miembros, entregó en la Sala al proyecto de Reforma Laboral del gobierno, iniciativa que con la que a su juicio, “Chile salda una deuda con los trabajadores”.

El parlamentario resaltó los pilares fundamentales del proyecto, como es la titularidad sindical que permitirá suprimir a los grupos negociadores, el fin del reemplazo en huelga y los pactos de adaptabilidad que establecen la posibilidad de que el empleador con su sindicato puedan constituir jornadas de trabajo distintas de lo habitual.

“Es un proyecto que está bien estivado, aunque tiene algunos déficit. Siempre he señalado que los temas laborales permanentemente dejan cosas pendientes”, añadió Schilling quien dijo que queda pendiente la indexación del IPC en los salarios y la negociación ramal.

Más adelante, resaltó el compromiso del gobierno y de los parlamentarios con los trabajadores. “En la campaña presidencial y parlamentaria comprometimos la cuarta reforma estructural del gobierno: modificar el Código Laboral en materia de derechos colectivos. Derechos que los trabajadores habían perdido y que permiten reformas laborales modernas y equilibrados”, dijo.

 

El proyecto:

La iniciativa que hoy pasa a segundo trámite nivela las condiciones institucionales de la relación laboral, de manera que trabajadores y empleadores puedan negociar con igualdad de medios al interior de la empresa, potenciando la confianza, la colaboración estratégica y también buscando una mejor distribución de las ganancias de productividad.

El proyecto amplia la cobertura de la negociación colectiva a trabajadores que hoy están excluidos de ejercer este derecho; establece la titularidad sindical, suprimiendo los grupos negociadores, en aquellas empresas donde ya existe una organización sindical; amplía el derecho a información de los sindicatos, con la finalidad de mejorar la calidad de las negociaciones y de la relación empresa-sindicatos.

Asimismo, se simplifica el  procedimiento de negociación colectiva reglada; se excluye la definición de huelga pacífica. Y se busca que los beneficios en remuneraciones del proceso de negociación colectiva anterior, sea el piso del nuevo proceso negociador, a objeto de mejorar las condiciones laborales futuras sin perder los beneficios ya logrados.

El texto de igual forma fortalece los mecanismos de mediación en la negociación colectiva, mediación laboral de conflictos colectivos e incorpora un moderno sistema de justicia arbitral que será gratuito para los trabajadores y las empresas de menor tamaño.