Este miércoles 13 de junio la Fiscalía tomará una decisión sobre el proceso que persigue la responsabilidad de directivos del grupo PENTA y del propio PENTA en el financiamiento ilegal de la política y de campañas electorales.

El diputado expresó su alarma por el “abandono de responsabilidades de una serie de instituciones públicas”, especialmente de la Fiscalía. En consideración que PENTA corrompió gravemente el sistema político y desprestigió sus instituciones, el Fiscal Guerra al cambiar la figura delictiva, eliminando el delito de cohecho, pone en riesgo la credibilidad del sistema democrático. “La Fiscalía está negando el derecho constitucional de los querellantes a pedir justicia, lo que es sumamente grave pues debilita las instituciones del Estado de Derecho”, agregó.

En lo relacionado al Servicio de Impuesto Internos, declaró que aun teniendo la facultad de perseguir estos delitos con cárcel,  “se resigna a un acuerdo que le permite solamente recuperar lo que el fisco habría perdido”. Y en relación al Consejo de Defensa del Estado, recordó el deber que tiene de velar no solo por el patrimonio físico del Estado sino que también por la integridad democrática de este.

El diputado Schilling hizo un llamado al Tribunal Constitucional a restablecer el orden y a acoger la demanda que interpuso días atrás la Bancada del Partido Socialista para que no se acoja lo que esta ofreciendo la Fiscalía como solución negociada al grupo PENTA.

Finalmente, consignó que “aquí no solo se trata de los señores Lavín, Délano y Wagner, corruptores y corrompidos, sino que se trata de que el grupo PENTA como tal tenía una cultura empresarial y organizacional corruptora. Y por lo mismo, hemos pedido que se aplique la Ley 20.393 que sanciona penalmente a las personas jurídicas. El caso PENTA es especialmente grave, porque ellos no adoptaron ninguna de las sugerencias que hace la norma para tomar medidas preventivas que le impidieran incurrir en estas prácticas delictivas”.