El congresista rinde anualmente cuenta pública de  su gestión desde antes que esta fuera exigida por ley.

 
En  un acto ciudadano al cual fueron convocados diversos representantes de las  organizaciones sociales y autoridades de la región, el  diputado Marcelo Schilling  rindió cuenta pública de su gestión parlamentaria 2010-2016 en plena  plaza Eugenio Rengifo de Quilpué.

Ante más de un centenar de asistentes el congresista repasó sus principales gestiones  territoriales como la realización de más de 109 diálogos  de educación cívica en escuelas  de  la región de valparaiso ,971 reuniones de trabajo con organizaciones sociales, 860 audiencias, entre  otras.

Sobre su gestión parlamentaria señaló que ha participado de 1154 sesiones de sala alcanzando un 100%  de asistencia y ha presentado más de 220 oficios  de  fiscalización destacando  el enviado a la dirección general de aguas  por la paralización del proyecto de agua potable la Ramayana en Olmué o el  enviado al director general de Carabineros  en que solicita evaluar la instalación de un retén de carabineros en la localidad de Quebrada Alvarado y una subcomisaría en El Belloto.

En el evento donde también participaron artistas locales que realizan su labor  en el metro de Valparaiso  además  del taller de  danza  del colegio Jefferson School , se vivió un momento emotivo para recordar al  ex diputado Juan Bustos  Ramirez quien falleció en 2008 a pocos  meses de  asumir la presidencia de la cámara.

“Yo llegué aquí por una casualidad desgraciada que fue el fallecimiento de Juan Bustos y fui designado por el partido para reemplazarlo. Asumido el cargo me pregunté inmediatamente qué tenía que hacer.  Lo que  debía hacer era muy sencillo era completar lo que había dejado pendiente Juan Bustos como la creación del Instituto de derechos  humanos  y  la creación de la provincia del Marga Marga” señaló el diputado socialista.

Finalmente Schilling expresó que su objetivo con miras a las próximas elecciones parlamentarias es llevar adelante su propuesta de rebajar la dieta  parlamentaria  a dos tercios del sueldo de un ministro de estado, convertir  el congreso en unicameral ,y hacer responsable penalmente a las personas jurídicas que cometan delitos medioambientales, se coludan y realicen prácticas antisindicales.