El diputado socialista Marcelo Schilling respaldó la querella presentada por Michelle Bachelet y planteó que se está realizando una acción de sedición en contra de la presidencia de la República.

Luego de conocer la decisión de la presidenta Michelle Bachelet de querellarse en contra la revista Qué Pasa por injurias graves con publicidad en el segundo Juzgado de garantía de Santiago, el diputado Marcelo Schilling respaldó y se refirió a los cuestionamientos realizados a la acción judicial tomada por la mandataria.

“Siempre es complicado para la autoridad que tiene convicciones democráticas realizar este tipo de acciones legales contra un medio de comunicación. Nosotros hemos heredado del liberalismo político una serie de derechos individuales y colectivos y uno de ellos es la libertad de informar e informarse, por lo mismo creo que no es una situación fácil para ella.”

El parlamentario por Marga Marga no dudó en plantear que las palabras dichas por el ex operador político de la UDI Juan Díaz y que la revista del grupo COPESA difundió, son parte de un intento de desestabilizar la Presidencia de la República.

“Cuando ocurre algo como lo que da lugar a esta querella por injurias y calumnias, hay que evaluar su gravedad respecto también, de la institución. Si un señor de apellido Díaz dice que tiene una información que si la da a conocer cae la señora, bueno lo que hace es poner en la cabeza de cada uno de nosotros la duda de que este señor debe poseer una información tan grave y tan mala para Michelle Bachelet que en realidad se tendría que ir, y eso claramente en cualquier parte del mundo es un ejercicio de desestabilización de la autoridad.”

“Si uno lee los fundamentos de la querella y la exposiciones que ha hecho al respecto el abogado Juan Pablo Hermosilla se da cuenta que aquí en realidad lo que existe es una especie de conspiración, ya que el texto que subió la revista Qué Pasa a su web difiere sustancialmente de la edición impresa. Por ejemplo en la web transcribía completamente las declaraciones de Díaz, que hablaba de un encargo de Longuería para secuestrar a Gemita y sobre otros actores de derecha, pero cuando aparece en el papel sólo son publicados los dichos sobre Michelle Bachelet, entonces aquí hay la legítima duda de cuanto interés había por informar ecuánimemente y cuanto interés había por en realidad perjudicar la estabilidad de la Presidenta de la República y desde luego su honra.”

Además el congresista socialista reiteró su postura respecto a que este sería un intento de sedición pero confía en que los tribunales puedan demostrar todo lo que realmente existe detrás.

“El fiscal que lleva el caso CAVAL dijo que los dichos del señor Díaz los había emitido a sabiendas que era escuchado por intercepción telefónica y hay algo que aún nadie se pregunta.
¿Por qué el oficial encargado de hacer las intercepciones telefónicas fue rápidamente trasladado de lugar?, o sea como decía Shakespeare algo huele en Dinamarca, si esto no es tan inocente, espero que los tribunales con el paso del tiempo pongan en evidencia todo lo que había detrás, a mi juicio este es un intento de sedición.”

Finalmente indicó que fue parte del directorio de la extinta revista APSI durante la dictadura asegurando que fueron censurados por la CNI y la Secretaría General de Gobierno, aludiendo a que revista Qué Pasa no sería la más indicada para dar lecciones de libertad de prensa.

“Mire yo era uno de los socios de la revista APSI cuando a nosotros nos publicaban censurado la revista salía editada con la tachaduras de la CNI y de la Secretaría General de Gobierno así que este señor de Que Pasa no nos va venir a dar lecciones a nosotros sobre lo que es la libertad de prensa y la necesidad de ella para que subsista la libertad pero la revista está en su derecho de defenderse así como también la presidenta de defender su honra y recurrir a los tribunales por dos delitos que están tipificados en nuestro orden público no son un invento nuevo que son las injurias y las calumnias que tienen sanción penal.”