Diputado Schilling se reunió con artesanos de parque El Patagual

Pequeños productores quieren organizarse en torno a proyecto de “pueblito”

patagual

Su intención de generar un proyecto que fusione turismo  y microemprendimiento planteó al diputado Marcelo Schilling un grupo 
de artesanos, que esporádicamente funcionan al interior del parque El Patagual de Olmué.


Se trata de 23 pequeños productores, quienes desarrollan actividades tan diversas como artesanía, fabricación de mermeladas, tejidos y otros productos típicos. Desde hace tres años trabajan asociados legalmente, para vender de forma ocasional sus productos al interior del recinto municipal, los fines de semana largos o durante el verano.

Un pueblito artesanal

El gran anhelo de estos microemprendendores es poder contar con un lugar físico estable, donde atender de manera continua todo el año. Para ello, plantearon al diputado su intención de realizar un proyecto de pueblito artesanal, donde exhibir y vender sus productos y que a la vez pueda convertirse en un punto de interés turístico para los visitantes que llegan semanalmente a la comuna.
El grupo expuso que lamentablemente sus ingresos les alcanzan sólo para el pago de los permisos municipales, la compra de materiales y la generación de algunos escasos recursos para la subsistencia de su familia, por lo que financiar una iniciativa de estas características -incluso como organización- les resulta absolutamente inviable.
El diputado Marcelo Schilling se comprometió a conversar con el alcalde Tomás Aranda para gestionar el respaldo municipal a los anhelos de los artesanos. Además, propuso una fórmula de gestión en que ellos mismos, con apoyo de profesionales, puedan elaborar el proyecto, para que éste sea posteriormente postulado a financiamiento por el Municipio de Olmué. 
El parlamentario ofreció identificar fuentes de recursos gubernamentales que permitan la ejecución de las obras en el más breve plazo, en una iniciativa que potencia el turismo, el emprendimiento y también el desarrollo social. Según expresó, “con la colaboración de las autoridades, todo se puede lograr. Yo les sugerí una senda, un caminito, lo recorreremos juntos y espero que tengamos éxito. Porque finalmente es gente que, aparte de procurarse el auto sustento, tiene la posibilidad de dar, aunque sea en pequeñas cantidades, trabajo a otros, que es algo que necesita mucho nuestro país”.
De acuerdo a lo manifestado por los artesanos, su intención es poder ocupar algún espacio de fácil acceso, como las inmediaciones del Cristo de Pelumpén, en la Ruta F-10G hacia La Dormida, donde la Dirección de Vialidad hoy posee un amplio sector destinado a áreas verdes. Sin embargo, el parque “Teniente Merino” es su prioridad, por su céntrica ubicación y como una forma de revitalizarlo turísticamente, luego de la erradicación de los arrendadores de caballos.