El diputado Schilling fustiga la denominación de reforma tributaria a lo que califica como un mero “ajuste” que permite rebajar el pago de impuesto a los tramos de mas altos ingresos y que bonifica la educación particular en desprecio de la educación publica y gratuita, al establecer mecanismo de rebaja impositiva. Como siempre se acompaña la medida de bonificaciones populistas para dotarlas de respaldo ciudadano. Las grandes empresas por su parte celebran pues su aporte es exiguo en comparación a otros países