Un verdadero basural clandestino es el que ha proliferado en la ribera del río Aconcagua, a la altura de calle San Diego en la comuna de La Calera.

La situación, ha provocado que reiteradamente Bomberos de la ciudad, deban concurrir para apagar incendios que se estarían produciendo, por la acumulación de gases en zonas donde la basura simplemente ha sido cubierta con capas de tierra y sin un debido tratamiento.

Es por ello, que el diputado Marcelo Schilling, tras ser alertado por dirigentes locales de la gravedad de la situación, visitó el lugar constatando personalmente el deplorable estado en el que se encuentra, el que fuera uno de los principales pulmones verdes de la ciudad cementera.

“Lo que hemos venido a observar aquí, es como un bien nacional de uso público, como lo es la ribera del río Aconcagua, está convertido en un basural clandestino, con el agravante de que se produce un incendio de manera reiterativa. Aquí hay una seria situación de abandono, estamos al lado de un lugar habitacional importante, que además recibe los malos olores que se generan acá, haciéndoles la vida imposible a los vecinos”, indicó Schilling.

Por su parte, el concejal Lautaro Correa, quien ha denunciado en reiteradas oportunidades este hecho, asegura que además de los incendios los vecinos deben lidiar con los intensos olores que emanan del lugar, lo que ha provocado un deterioro importante de su calidad de vida.

“Este problema lo expuse en el concejo municipal, a la alcaldesa, en la comisión de medio ambiente, pero no hubo solución. Es un problema reiterativo, aquí todas las semanas se tiene que llamar a bomberos porque hay incendio y ocurre porque se bota basura en un lugar no autorizado, no es un vertedero, no es un relleno sanitario. Los vecinos de Villa Santo Domingo, Las Margaritas I y II y Villa 2000, es gente que permanente nos llama porque su ropa se llena de humo o no pueden hacer un asado en familia por los olores”, comentó.

Al respecto, la Contraloría General de la República ha señalado en dictámenes anteriores que, “son los municipios quienes tienen la atribución esencial de administrar los bienes municipales y nacionales de uso público existentes en la comuna, debiendo mediante su unidad encargada de la función de medio ambiente, aseo y ornato velar por el aseo de las vías públicas, parques, plazas, jardines y, en general, de los bienes nacionales de uso público existentes en la comuna”.

Finalmente, el parlamentario anunció que oficiará mediante la Cámara de Diputados, a una serie de organismos del Estado, entre ellos la Municipalidad de La Calera, con el fin de que se tomen las medidas necesarias para resolver esta situación.

“Trataremos de darle una mano a las autoridades de la comuna, aunque debió hacerlo la propia alcaldesa y la gente que colabora con su gestión, pero bueno oficiaremos al Ministerio del Medio Ambiente, a la Superintendencia del Medio Ambiente, al Servicio de Salud Viña del Mar Quillota, a la Gobernación Provincial de Quillota y a la propia Municipalidad para que tomen acciones tendientes para resolver esto”, sentenció.