En el acostumbrado contacto telefónico de todos los miércoles en Radio Libra de Quillota, el diputado Marcelo Schilling profundizó en los detalles sobre las propuestas de reforma constitucional que la Bancada de Diputados Socialistas entregó al gobierno.  Respecto del nuevo régimen político propuesto, recalcó el objetivo de reformar integralmente el sistema que tiene la Bancada, así como la disposición de tomar en cuenta todos los proyectos ingresados, las ideas de todos los parlamentarios, así como también los acuerdos previos en la materia. Respecto a la propuesta de reforma a los distritos electorales sostuvo que “la representación perfecta te la da  Chile como un solo distrito electoral”.

Las otras propuestas consideran reformas al Tribunal Constitucional, limitar la reelección parlamentaria, mantener el Congreso Nacional solo con una cámara e instaurar la iniciativa popular de ley, entre otras.

También se conversó sobre la idea de legislar sobre el derecho a la eutanasia. En este sentido, la autoridad declaró que “cuando las personas llegan a una situación en que no desean seguir viviendo porque su condición de salud se lo impide, la medicina tiene que tener la posibilidad de ayudar a esa persona, y si esa persona quiere terminar con el sufrimiento y con su vida, yo estoy de acuerdo”. Reconoció, a la vez, el derecho a la objeción de consciencia que tiene cualquier persona por el hecho de pensar distinto, pero que la persona que sufre también tiene el derecho a decidir.

En relación al escaso ingreso de proyectos de ley desde el gobierno que se contabilizan a la fecha, explicó que si las Tablas para discutir proyectos están condicionadas a las urgencias que da o no el Ejecutivo, así como sucede con la reactivación de proyectos de ley actualmente en lista de espera, poco y nada se puede hacer como parlamentario. Agregó que falta sinceridad por parte del gobierno para legislar sobre materias de relevancia como lo son los niños vulnerables o migraciones. Y no, en cambio, apelar a actos administrativos improvisados de poca legitimidad.